martes

El cine en el camino de la ficción. Búsqueda de un lenguaje, génesis de una Industria (1900-1910) Méliès.

Quedamos entonces en el momento en el que el cine registraba la realidad, lo novedoso era en ese momento, el aparato por sí mismo, el medio que permitía poder registrar las imágenes en movimiento.

El cine carecía de imaginación, de pimienta, se necesitaba entender que más allá del movimiento los espectadores estaban ávidos de historias, de diversión.

A la primera función brindada por los Hermanos Lumière concurre un invitado especial, que será de gran importancia en el futuro: Georges Méliès, hijo de un fabricante de zapatos, mago e ilusionista y director del teatro Houdini de Paris. Terminada la primera función, Méliès intenta comprar aquel aparato pero se encuentra con la negativa de los hermanos aludiendo que el cinematógrafo no poseía futuro comercial. Llega a sus oídos que un invento similar se encuentra en venta en Londres, lo compra y comienza a proyectar diferentes cintas en su teatro. Sin embargo, Méliès no se conforma con la mera exhibición y compra película no perforada para realizar sus propias películas. Comienza a trabajar de la misma manera que sus antecesores, registrando la realidad que lo rodea.

En el transcurso de 1896, por mera casualidad, Méliès descubre un hecho que cambiará la historia del cine como lo conocían hasta el momento. Frente a la plaza Opera, se encontraba realizando una filmación al estilo Lumière cuando su cámara se atasca. Luego de reparar el artefacto sigue adelante con el rodaje. Más tarde, cuando realiza la proyección observa, con gran sorpresa, que dónde pasaban unos hombres abruptamente aparecen unas mujeres y que un bus se convierte en una carroza fúnebre.

Había descubierto el primer trucaje en el cine (debido al paso de manivela, que permite sustituir una imagen por otra, base del cine de animación y de los trucajes por sustitución). A partir de ese momento, toda su producción se aboca a realizar films llenos de fantasía y magia, despertando el interés de los ingenuos espectadores del "cine registro".

Méliès descubre casi todos los trucajes que son patrimonio del cine moderno: maquetas, desapariciones, apariciones, objetos que se mueven solos, personajes voladores, encadenados, fundidos, fotogramas coloreados a mano... sin embargo, el trucaje es para Méliès un fin en sí mismo y no un medio como lo es en la actualidad.

En el jardín de su finca, Méliès construye su estudio (17 m x 7), con una pared de vidrio para aprovechar la luz solar. En 1905 le instala energía eléctrica. Entre 1896 y 1913 rueda alrededor de 500 películas. En su amplio patrimonio encontramos también films publicitarios.

Sus creaciones son fruto del encuentro de dos técnicas distintas: la del fotógrafo y del ilusionista. Sin embargo, no comprende todavía el arte del montaje, sigue trabajando como lo hacían los hermanos Lumière: la cámara en un trípode para registrar sus fantasías de un modo "teatral". No comprende la continuidad. Sus films se presentan como sucesiones de planos, uno tras otro. La gesticulación de los actores, ante la ausencia de los primeros planos, es exagerada.

Algunas compañías americanas comienzan a obtener reproducciones ilegales de sus cintas, por lo que para hacer respetar sus derechos, abrió en 1903 una sucursal de su productora Star film, en Nueva York, bajo el mando de su hermano Gastón.

A partir de 1899 con el film "La Cenicienta" Méliès comienza a trabajar en lo que hoy conocemos como súper producciones, lo que lo lleva al desastre financiero.

Finalmente hacia 1906 su empresa artesanal no puede competir con las poderosas sociedades europeas o americanas, por lo que en 1911 acepta la ayuda económica de su competidor Pathé otorgando como garantía su Teatro y su Estudio.

No se supo más del ilusionista hasta 1928, cuándo un periodista lo encuentra vendiendo golosinas y juguetes en una estación. Comienzan a homenajearlo y a reconocer su gran aporte al cine, sin embargo no resuelve sus problemas económicos y sigue trabajando en su puesto. Fallece en 1938, víctima del cáncer.

Debemos agradecerle la magia a Méliès, ya que sin su aporte, en cine no sería lo que es hoy en día.

Bibliografía consultada: Historia del cine, Román Gubern.

The Vanishing Lady, 1896




Le Cauchemar, 1896



The Conjuror, 1899



Cenicienta, 1899



Viaje a la luna, 1902




The Monster, 1903


Le Diable Noir
, 1905



Le Locataire Diabolique, 1909



Toma esta última peli de Inspiración! Regina Espektor





Los precursores. Los hermanos Lumière. Edison.

El año 1895 es un año de mucho movimiento en la historia mundial. El mundo se está transformando, se habla, en los círculos intelectuales y en lo que no lo son de de progreso. Algunos lo alaban, otros lo maldicen. La máquina de vapor y la electricidad símbolos de la nueva era industrial.
Contentos con sus primeras pruebas, los hermanos Lumière deciden presentar públicamente su invento. Por medio de un fotógrafo amigo consiguen un saloncito situado en el sótano del Grand Café. El nombre del salón era Salon Indien. el dueño del lugar era un italiano llamado Volpini, quien rechazó la oferta de los hermanos de ir a comisión con las ganancias obtenidas de las funciones (desconfiando del nuevo aparato que estos traían) y optó por un alquiler fijo diario de 30 francos con un contrato anual.

Para la primera función eligen la semana de navidad, con los bulevares atestados de parisinos. La entrada se estableció en un franco y las funciones se realizarían cada media hora. En la vitrina del café pegan un cartel anunciando las funciones y presentando el aparato como "uno que permite recoger, en series de pruebas instantáneas, todos los movimientos que, durante cierto tiempo, se suceden ante el objetivo y reproducir a continuación estos movimientos proyectando, a tamaño natural, sus imágenes sobre una pantalla y a una sala entera".

La fecha elegida fue el 28 de diciembre de 1895. Previamente los hermanos repartieron algunas invitaciones, entre las cuales, una le fue otorgada a George Mèlliés, director del teatro Robert Houdini. Algunas personas de las convocadas previamente concurrieron a esa primera función, otras fueron atraídas por el cartel en la puerta del Café. Dentro de la sala, se respiraba un gran escepticismo hasta que se apagaron las luces...
en el momento que comienzaron a proyectarse las diferentes imágenes los espectadores quedaron atónitos frente a la pantalla. Algunas de las películas que se proyectaron esa noche fueron:

La salida de los obreros de la fábrica
La llegada del tren
Riña de niños
El mar

La temática de las películas nada nuevo ofrecían en relación a las fotografías de la época. Lo novedoso que atrapaba a los espectadores tenía que ver con las imágenes, con lo fidedigno de su reproducción y lo fiel que eran al movimiento. Fue la capacidad de ese aparato de reproducir la realidad lo que provocó el asombro y la perplejidad de los espectadores parisinos. Por lo que los hermanos llegaron a recaudar alrededor de 2500 francos diarios por la presentación de aquel aparato.

Estas primeras películas, bastante inocentes, poseían un gran valor como documentales ya que nos muestran las costumbres de la época, la ropa de la gente, etc. Pero técnicamente eran bastante básicas, se trabajaba con cámara fija y plano general, mostrando la acción desde una visión más teatral que cinematográfica (como conocemos hoy el cine).

La energía y la atención estaban puestas en el aparato en sí y en su capacidad de registrar y proyectar la realidad y no en las historias que contaban las películas, que se trataban en su mayoría de meros registros documentales de la vida cotidiana.

Se necesitaban nuevos registros para no aburrir a los espectadores por lo que Lumiére decide mandar a sus operadores al mundo para obtener imágenes.

Mientras tanto llegan a París cintas desde el otro lado del Atlántico producidas por Thomas Alva Edison junto a su productora la BIOGRAPH.

Dado que los Lumière poseían una holgada posición económica menospreciaron las posibilidades económicas del invento y hacia 1898 despidieron a todos sus operadores y presentaron una última función en 1900.

Nacimiento del Cine Americano



1893: Edison construye en un patio de su laboratorio una especie de estudio. Por dentro negro, podía girar sobre su base y con techo desplazable. En 1894 se realizan las primeras funciones de visión individual en el kinetoscopio. En él aparecían figuras del music-hall, gimnastas, bailarinas, etc.

Edison pensaba que mostrar el espectáculo para muchos sería mal negocio hasta que un operar de la casa Lumière llegó y mostró en público (junio 1896). Cinco meses después, regresa el operador y encuentra muchas salas de exhibición equipadas con aparatos de proyección de patente americana. Se marcha al Canadá.

La nueva industria americana del espectáculo nace asentada en empresas como la Edison Co., La Biograph y la Vitagraph, además de producir películas propias explotaban ilegalmente las producciones que llegaban de Europa.

En esta instancia el cine es solamente un instrumento meramente comercial y está en manos de los feriantes nómadas, se presenta junto al tragasables y la mujer barbuda. Entre 1898 y 1902 comienza a asentarse y comienza a integrarse en los programas de algunos cafés-concierto franceses y music halls ingleses o americanos.

Además de imponer su invento, Lumière impuso sus temas: entra salidas, llegadas y paradas que se multiplicaban por doquier, el cine corre el peligro de perecer por falta de imaginación.



Los hermanos Lumière






La llegada del tren . Los hermanos Lumière.



El regador regado
. Los hermanos Lumière.


Salida de los obreros de la fábrica
. Los hermanos Lumière.



Le repas de bebé (1895)


Babies Quarrel (1896)

Thomas Alva Edison

Estudio Black Maria




El kinetoscopio



Newark athlete, part III (1891) En kinetoscopio!




A morning bath (1896)

New York City (1896)




El beso (1900)


miércoles

El nacimiento del cine. Antecedentes.

Aparatos que crean bella ilusión
Antes de que existiera el cine, a mediados del siglo XIX aparecieron varios juguetes
a la venta que reproducían una pequeña animación de animales o personas. Esta
sensación de movimiento estaba dada por el fenómeno de resistencia retiniana, que
consiste en que las imágenes luminosas permanecen algunas fracciones de segundo
dentro de la retina. De esta manera, al hacer pasar rápido fotografías y dibujos
frente a nuestros ojos se lograba el efecto de movimiento.


1. Rotoscopio o Taumatropo (John Ayrton - Paris - 1824): palabras que
significan visión (scopio) que gira (roto), al cual llamaron también "Wonderturner" o "Maravilla giratoria".




Consistía en hacer rotar un círculo de cartón que tenía a ambos lados una imagen y a cada costado una cuerda. Al girar rápidamente el disco con las cuerdas, una imagen se fundía con la otra. Por ejemplo, en el dibujo de una jaula vacía, por efecto de la rotación, aparecía un pajarito.



2. Fenakistiscopio (1833 - Joseph Plateau): Fenakis (ventana), y scopio
(visión). Se trataba de un disco negro de cartón, con una pequeña ventana. Cuando uno miraba por la ventana, frente a un espejo y girando el disco, empezaban a aparecer pequeñas figuras en movimiento. La temática de los dibujos variaba desde el horror, pasando por la danza, acrobacia y los deportes.




3. El Zootropio y el Praxinoscopio: mejoran el invento de Plateau. Poseen el mismo funcionamiento (aparatos circulares con ventana capaces de reproducir movimiento). El zootropio (William George Horner) permitía mayor cantidad de ilustraciones, rotaba más tiempo que su antecesor y también poseía las pequeñas ventanas.



En el Praxinoscopio (1877) se reemplazaron las ventanas por espejos. Su inventor fue Emyle Reynaud. En 1892 inaugura en Paris el primer teatro óptico donde se proyectaban películas que consistían en ilustraciones realizadas sobre una banda de papel transparente combinadas con el efecto de linterna mágica.



4. Folioscopio - Kineógrafo (1868): Predecesor de los dibujos animados, el flip book presenta como novedad una secuencia lineal y no circular como sus antecesores. Se pasaban las páginas con rapidez y se obtenía de esa manera el efecto de movimiento.